Joven Explorador, un ejemplo para los pequeños museos de Iberoamérica

Cuando el proyecto Joven Explorador, apoyado por la Organización brasileña Pingo D’Água, fue el primer colocado en la Categoría I del VI Premio Iberoamericano de Educación y Museos, en noviembre de 2015, los estudiantes involucrados en la iniciativa aún luchaban para que el Ecomuseo de Pacoti se transformara en realidad. Diecisiete meses y otros cinco premios después, el Joven Explorador es un ejemplo para museos de toda Iberoamérica de como una institución pequeña logra el apoyo de su comunidad en beneficio de la preservación de la memoria histórica colectiva.

“El Museo se mantiene hasta hoy con los recursos del premio de Ibermuseos”, explica Levi Jucá, coordinador del proyecto, que recibió US$ 15 mil en 2015. “El premio nos ha permitido mejorar la estructura del museo, haciendo que sea más accesible y adecuado para recibir al público”, detalla el profesor.

Las actividades del proyecto se iniciaron en 2014, en las clases de historia de Levi Jucá en la escuela secundaria Menezes Pimentel. La inspiración fue la comisión científica enviada por Dom Pedro II a Ceará, a mediados del siglo 19, para conocer la región. Del mismo modo, los grupos de 20 a 25 estudiantes se dividen en grupos de investigación (botánico, zoológico, geográfica y astronómica, geológica y mineralógica y etnográfico) para hacer un inventario de los bienes del patrimonio cultural y natural de la ciudad.

Muy importante fue también la participación de la comunidad de Pacoti, ciudad del estado de Ceará, 11 mil habitantes y a 100 kilómetros de la capital Fortaleza, después del reconocimiento internacional al proyecto. Así que no sólo los alumnos de la Escola Estadual de Ensino Médio Menezes Pimentel participan de las acciones del Joven Explorador, sino también sus familias.

“El Ecomuseo de Pacoti sigue los principios de la museología social del siglo 21, que plantea la institución inserida en el proceso educativo de las comunidades”, afirma Levi Jucá. Hoy el museo ofrece a los ciudadanos de Pacoti y a los visitantes de fuera dos opciones de recurridos: la “Trilha da Memória”, por los edificios y sitios históricos de la ciudad, y la “Trilha na Mata”, mostrando caminos en la región de la Sierra de Baturité. “Vemos la cultura y la naturaleza como partes integrantes de la historia de la ciudad”, explica el coordinador del proyecto.

En febrero, el Proyecto Joven Explorador logró el objetivo de ser formalizado como institución sin ánimos de lucro. El cambio es fundamental para que continúe participando de ferias, congresos y premios, llevando el nombre de Pacoti a lugares tan distantes como Pequín, en China, donde el proyecto fue presentado en la conferencia “Be The Change Conference”, promovida por el movimiento Design for a Change, en diciembre de 2016.

Esta es una de las grandes historias apoyadas por el Programa Ibermuseos, a través del Premio Iberoamericano de Museos, que este año llega a su octava edición, con lanzamiento previsto para el próximo día 25 de abril. A lo largo de 7 ediciones, han sido reconocidos a 53 proyectos de 12 países, los cuales se caracterizan por estar comprometidos socialmente con comunidades, por promover la diversidad y el encuentro intercultural. Además de estos, otros 92 proyectos recibieron mención de honor. Pueden participar de la convocatoria museos, instituciones culturales o educativas de los 22 países que componen la Comunidad Iberoamericana.

Foto: Jovem Explorador / Ecomuseu de Pacoti