Alan Trampe resalta la conexión entre museos y comunidades en su conferencia sobre los 10 años de la Declaración de Salvador

El representante de Chile en Ibermuseos hizo una ponencia el Foro Nacional de Museos, en Porto Alegre

La importancia de la integración de los museos con sus comunidades fue el mensaje central de la conferencia de Alan Trampe, miembro fundador del Programa Ibermuseos, en la conferencia “Puesta en valor de los museos a través de la cooperación internacional – 10 años de la Declaración de Salvador”, impartida en el 7º Foro Nacional de Museos (FNM), en Brasil. “No todos los museos van a ser reconocidos por lo mismo. La manera más justa de hacerlo es de acuerdo con su misión”, dijo el representante de Chile en el Consejo Intergubernamental de Ibermuseos.

Las acciones de empoderamiento social promocionadas por los museos Iberoamericanos, sean grandes o pequeños, son el gran legado de la Declaración de Salvador, tras una década de cooperación. “Hoy, la comunidad iberoamericana tiene una presencia mundial en el área de los museos que era impensable hace diez años”, resaltó Trampe, destacando además que, gracias a esa cooperación, ha sido posible la formulación de la Recomendación Unesco relativa a la protección y promoción de los museos y colecciones, que es el tema del FNM.

Alan trazó una línea del tiempo conectando la Recomendación Unesco (2015) y la Declaración de Salvador (2007), desde la Declaración de Santiago de Chile, de 1972, considerando esos últimos como documentos que han definido y estimulado los caminos de la museología social, y el primer como afirmación de la continuidad de este papel. Destacó, también, los logros de Ibermuseos en la última década, ubicándolo como “una referencia en nivel mundial”.

“Si en el principio el Programa era visto con alguna desconfianza, hoy es reconocido como una oportunidad para los museos y profesionales de toda Iberoamérica. Tenemos que seguir incentivando más países y más museos a formar parte de esta red”, analizó el subdirector de Museos del Gobierno de Chile. Para él, un museo debe tener consciencia y visión global sumada a la responsabilidad social local. “Esta ecuación genera el equilibro que permite su desarrollo.”

Trampe también defendió la diversidad de los museos en Iberoamérica, defendiendo que deben moldearse de acuerdo con la sociedad en la que se insieren. “El mundo de los museos camina hacia una diversidad infinita, y documentos como la Declaración de Salvador son como una guía, no como una camisa de fuerza. El fin último de los museos debe ser la mejora de la calidad de vida de las personas a su alrededor.”

El presidente del Ibram, Marcelo Araújo, fue el mediador de la conferencia. Destacó los logros de Ibermuseos y puso el programa como un “ejemplo bastante positivo” en la museología mundial. Araújo invitó a José do Nascimento Júnior, idealizador de Ibermuseos y unos de los signatarios de la Declaración de Salvador, a comentar la importancia de la Declaración y del Programa. Nacimiento destacó la forma que la creación del Programa y la adopción de la Declaración contribuyeron para la creación de la Política Nacional de los Museos, y también para fortalecer las públicas de otros países.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Damos inicio a la celebración de los 10 años de la Declaración de Salvador

François Mairesse defiende resistir a la visión puramente económica de los museos

Empieza el 7º Foro Nacional de Museos, en Porto Alegre, Brasil

Fotos: Gustavo Marcondes/Ibermuseos y Ascom/Ibram