10 años de la Declaración de Salvador. Museos y Transformación Social: + COOPERACIÓN

Sentarse a la mesa y poner las necesidades del colectivo por delante de las individuales no es tarea fácil. Cuando se trata de naciones, aún menos. Pero desde 2007, los 22 países de la Comunidad Iberoamericana decidieron trabajar por el bien común en el ámbito de museos, cuando fue firmada la Declaración de Salvador, durante el primero Encuentro Iberoamericano de Museos, en la capital de Bahía, Brasil.

Desde entonces, Ibermuseos mantiene activo este espacio de integración, de intercambio de experiencias y de debate para el establecimiento de acciones conjuntas para el sector museológico en la región, que ya llega a nueve ediciones.

Los Encuentros Iberoamericanos de Museos son verdaderos espacios de cooperación, en el cual se formulan ideas y se proponen acciones para la transformación social a través del intercambio de prácticas relacionadas a las políticas para los museos, a la valorización de los profesionales y equipos, a la preservación del patrimonio cultural, a la educación y a muchos otros factores.

Les compartimos tres testimonios de gestores públicos iberoamericanos que han sido recogidos durante el 9º y último Encuentro Iberoamericano de Museos, realizado en San José, Costa Rica, del 24 al 26 de noviembre de 2016 y que atestiguan todo eso.

David Santos, Subdirector General de Patrimonio del Ministerio de Cultura Portugal, habla de la importancia de los servicios educativos en el proceso de mediación entre el objeto cultural y los visitantes de los museos. “Hoy, es imposible concebir la misión museológica sin reconocer la importancia de la educación en el proceso de comunicación”, explica Santos. “Son los servicios educativos que hacen el puente entre la investigación científica y las personas que quieren conocer a los objetos.”

Daniel Castro, Director del Museo Nacional de Colombia, explica la importancia de los equipos de los museos para que existan herramientas innovadoras y creativas de gestión. “Lo primero es que sea un equipo flexible. Segundo, que haya un reconocimiento de la dimensión transdisciplinaria. Y lo tercero, que pueda haber unos niveles y unos canales de comunicación que sean horizontales y que incluyan a todas y cada una de las personas que forman parte del equipo del museo, que no hayan subdivisiones.”

Sonia Pérez Mojena, vicepresidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Cuba, detalla como su país actúa en la preservación del patrimonio cultural. “El Registro Nacional de Patrimonio se encarga de registrar todas las obras patrimoniales que existen en el país, tanto estatales como particulares. Este inventario nos permite a través de la propia aduana y la presencia de los compañeros del registro de bienes culturales en los puertos y aeropuertos que no nos saqueen el patrimonio cultural.”

https://youtu.be/JM3ibT7CxcA?list=PLdC6sU5GxBus7NRZD1mTe3GSCUIIauRls